Aclaraciones

Apreciado lector:

¡Gracias por visitar la bitácora!

Todos los artículos de esta bitácora son de interés permanente; es decir, no pierden valor ni envejecen con el paso del tiempo.

Podrá usted leer todos y cada uno de los artículos publicados en esta bitácora viendo el ÍNDICE DE ARTÍCULOS Y TEMAS, ubicado en la columna derecha. Allí aparecen los títulos de todos los artículos publicados aquí, y pinchando en cada uno de ellos se podrá leer el artículo correspondiente.

Los artículos de esta bitácora NO son copias de otros artículos de otras páginas de internet, excepto si se dice lo contrario. Casi todos ellos no son de la web, sino de publicaciones impresas.

Todos o casi todos los artículos aquí publicados han aparecido por primera vez en internet en este sitio. Aunque se han publicado antes en libros y revistas, todos o casi todos ellos son una novedad en internet.

Los artículos publicados aquí son transcripciones de libros y revistas cuya calidad y seriedad son incuestionables.

miércoles, 13 de abril de 2011

Hipnotismo en el supermercado.

.
Hipnotismo 
en el supermercado
.
LAS MUJERES ENTRAN EN ESTADO HIPNÓTICO AL ACERCARSE A LOS PRODUCTOS
.
por Vance Packard
.
.. El impulso de comprar alimentos de olor penetrante, como el queso, artículos atractivos a la vista, como los encurtidos o la ensalada de frutas que se ofrecen en botes de vidrio, y las golosinas, pasteles, emparedados y otros renglones que producen satisfacción personal, sobrepasa a todos los promedios, constituyendo el 90 por ciento de todas las compras. Otros investigadores han confirmado en general las cifras dadas por DuPont respecto a las compras impulsivas. La Folding Paper Associaton halló que dos tercios del total de las compras se realizan parcial o totalmente por impulso; el Progressive Grocer dio cifras semejantes a las de DuPont: siete de cada diez compras. Y la revista Printer Ink observó con felicidad muy poco disimulada que la lista de compras se había convertido en algo inusitado, cuando no inútil.
.
.. James Vicary quiso averiguar la razón de tal incremento en las compras impulsivas. Sospechó que algo especial pasaba en la psicología de las mujeres que entraban en el supermercado. Columbró que quizás sufrieran un aumento de la tensión al enfrentarse con tantas posibilidades, por verse obligadas a realizar las compras de prisa. La mejor manera de descubrir lo que sucedía dentro de la compradora sería utilizar un galvanómetro o un detector de mentiras, lo cual era evidentemente poco práctico. Otro procedimiento casi tan ventajoso era usar una cámara cinematográfica oculta para registrar el promedio del parpadeo de las clientes mientras compraban. La rapidez del parpadeo es un índice bastante preciso de la tensión interna. Según el señor Vicary, la persona corriente parpadea normalmente alrededor de treinta y dos veces por minuto. Si se siente tensa lo hace con más frecuencia; bajo tensiones extremas llega a parpadear hasta cincuenta o sesenta veces por minuto. En cambio, si su estado es de completa placidez, su parpadeo puede reducirse a veinte veces o menos aún.
.
.. Vicary instaló sus cámaras cinematográficas y comenzó a seguir a las damas a medida que entraban en las grandes tiendas. Los resultados le dejaron perplejo incluso a él. El parpadeo de las compradoras, en lugar de aumentar e indicar una tensión creciente, bajaba más y más, hasta llegar a un promedo anormal de catorce veces por minuto. Las damas habían caído en lo que Vicary llama un «trance hipnagógico»; es decir, habían llegado a la primera etapa de la hipnosis. Vicary dedujo que la principal razón de este trance es que en el supermercado, país de maravillas, están al alcance de la mano productos que en años anteriores sólo los reyes y reinas podían darse el lujo de adquirir. La teoría de Vicary es la siguiente: «Justamente en esta generación, cualquiera puede ser rey o reina y pasearse por estos almacenes en donde los productos claman a gritos "¡Cómprame, cómprame!"».
.
.. Es interesante saber que muchas de dichas clientas estaban tan hipnotizadas que pasaban al lado de vecinas y viejas amistades sin notarlas o saludarlas. Algunas tenían los ojos un poco vidriosos. Estaban tan ensimismadas mientras recorrían los almacenes recogiendo al azar artículos de los estantes, que hasta tropezaban con cajas por no haberlas visto y ni siquiera reparaban en la cámara que las filmaba, aunque en algunos casos su cara pasara a un pie y medio del sitio en que funcionaba el murmurante motor. Cuando las amas de casa llenaban sus carritos se dirigían hacia la caja registradora, la frecuencia del parpadeo empezaba a aumentar hasta unas veinticinco veces por minuto. Luego, al oir el ruido de la caja registradora y la voz del cajero pidiendo el dinero, el parpadeo subía sobre lo normal, a unas cuarenta y cinco veces por minuto. En muchos casos sucedió que las mujeres no tenían suficiente dinero para pagar todas las lindas cosas que habían comprado. Teniendo en cuenta esta fuente de impulsos adquisitivos que es el supermercado, los psicólogos se han asociado con los peritos en mercadeo para convencer al ama de casa en comprar productos que no necesita o que inclusive puede no desear, hasta que los ve, incitadores, en los anaqueles.
«Los persuasores ocultos» («The Hidden Persuaders»), conocido generalmente en español como «Las formas ocultas de la publicidad», por Vance Packard.

4 comentarios:

Amanda dijo...

Hola.
Pues sí que pasa. Cuando voy al super lo quiero comprar todo. ;-D Mas allá escuché un consejo muy útil, que se fuera a hacer la compra con la barriga llena así, al estar saciada no te daban ganas de comprar mas de la cuenta.
Me operé de la cabeza, por eso los dolores... llevo una temporadita en cama y un poco desconectada.
Sí, el polvo de hornear es lo que aquí la levadura. La más conocida es la Royal. Esperando me quedo a ver con que rico postre nos sorprendes.
Yo soy de las Islas Canarias, en concreto de las palmas de gran canaria.
Besotes.
;-D

SUSANNA dijo...

Hola guapo tu

La verdad es que ir de compras me RELAJA MUCHO , normalmente siempre voy con la lista de lo que falta en la despensa, pero como es natural siempre cae algo más en el carro de la compra, una oferta, algo que no habias anotado y has visto en la estanteria....tambien tengo de añadir que al gustarme tanto la cocina soy muy exigente con los productos tanto frescos como envasados , y sobre todo con sus fechas de caducidad , en preferencia prefiero grandes superficies, menos para verduras, pescado y carnes que voy a establecimientos de confianza y del pueblo y se de donde sale el producto....pues los envasos de estos generos los odio..


en fín que ir de compras me encanta

mil petonets Susanna

Silvia dijo...

Hola Alejandro, por lo general soy de ir al super con una lista, soy bastante medida con las compras, en nuestro caso es mi marido el que se deja llevar por los olorcitos. Pero me encanta pasear por el super y chusmear todas las góndolas, costumbre que adquirí de mi marido.

Besos
P.D.: Como siempre me encantan todas tus entradas.

Sherlock dijo...

¡Gracias a todas por los comentarios! Un cordial saludo.