Aclaraciones

Apreciado lector:

¡Gracias por visitar la bitácora!

Todos los artículos de esta bitácora son de interés permanente; es decir, no pierden valor ni envejecen con el paso del tiempo.

Podrá usted leer todos y cada uno de los artículos publicados en esta bitácora viendo el ÍNDICE DE ARTÍCULOS Y TEMAS, ubicado en la columna derecha. Allí aparecen los títulos de todos los artículos publicados aquí, y pinchando en cada uno de ellos se podrá leer el artículo correspondiente.

Los artículos de esta bitácora NO son copias de otros artículos de otras páginas de internet, excepto si se dice lo contrario. Casi todos ellos no son de la web, sino de publicaciones impresas.

Todos o casi todos los artículos aquí publicados han aparecido por primera vez en internet en este sitio. Aunque se han publicado antes en libros y revistas, todos o casi todos ellos son una novedad en internet.

Los artículos publicados aquí son transcripciones de libros y revistas cuya calidad y seriedad son incuestionables.

martes, 28 de diciembre de 2010

Comunistas: cómo causan disturbios o La técnica roja del motín.

.
Comunistas: cómo causan disturbios; o
..
La técnica roja del motín
.
..Es hora de reconocer una de las más peligrosas armas comunistas:
la manifestación pérfidamente manipulada.
.
Por Eugene Methvin

_________________________________________________________________________
..Este artículo está basado en las investigaciones practicadas, en el curso de cuatro años, por Eugene Methvin, miembro de la redacción del Reader's Digest en Wáshington. Representa docenas de estudios sobre casos concretos de motines comunistas, además de centenares de entrevistas con el FBI, la Agencia central de inteligencia y servicio secreto de los Estados Unidos, como también con peritos policíacos, autoridades de información académicas y militares, y con antiguos comunistas que personalmente han organizado huelgas y motines. (Nota de la redacción de la revista).
.
..Así como el químico sabe que al arrojar un trozo de sodio en el agua se producirá una explosión, y el ingeniero que si entierra dinamita en cantidades adecuadas y en determinada forma y la hace detonar podrá abrir un canal de riego, así también el líder comunista sabe que si escoge lemas apropiados, reúne una muchedumbre y la agita, puede crear un motín.
.
..Las técnicas para crear estos movimientos son tan sencillas como científicas y sistemáticas. Y desde que empezó la guerra fría los comunistas han venido usando en todos los continentes la terrible arma del motín dirigido, para corromper alianzas, derribar gobiernos, humillar gobernantes y anular el efecto de la ayuda económica extranjera. Entre los casos de violencia organizada, se cuentan las sangrientas peleas callejeras ocurridas entres budistas y católicos en Vietnam, los desfiles en demandas de alimentos que hubo en la India, el caos reinante en el Congo y las ejecuciones en masa por el régimen rojo instalado en Zanzíbar por medio de un motín. Un reciente estudio llevado a cabo por la Secretaría de defensa de los Estados Unidos reveló que en los cinco últimos años, sólo en Iberoamérica se registraron, fomentados por los comunistas, 351 estallidos de terrorismo, sabotaje y guerra de guerrillas, además de 299 motines, manifestaciones y huelgas.
.
..Tormenta roja.Recordemos la forma como se esgrimió el motín de Panamá en enero de 1964. En los cuatro días que duró esa tormenta provocada contra los Estados Unidos, veinticuatro personas perdieron la vida, 400 quedaron heridas y los daños materiales llegaron a dos millones de dólares de esa época. Cuando los soldados estadounidenses, atacados a balazos por francotiradores, se vieron en el caso de contestar el fuego, aquellas república hizo circular por el mundo entero el cargo de «agresión de los Estados Unidos».
.
..¿Qué fue lo que ocurrió verdaderamente en Panamá? Los comunistas ya venían haciendo preparativos para explotar la agitación producida por una huelga de autobuses, cuando de pronto les cayó entre manos un pretexto mucho mejor. Varios estudiantes estadounidenses de la Escuela secundaria de Balboa, contraviniendo acuerdos existentes para izar en determinados lugares tanto la bandera de Panamá como la de los Estados Unidos, izaron únicamente esta última en el asta del colegio.
.
..Los informadores llevaron volando la noticia a los líderes comunistas, y en el curso de pocas horas muchos estudiantes y centenares de inocentes patriotas panameños cayeron en la trampa de una tormenta planeada por los rojos. Reconstruyendo la asonada, los peritos en la materia descubrieron los hechos siguientes:
.
Los cócteles Molotov (o botellas incendiarias llenas de gasolina) que se lanzaron contra las casas, negocios y coches de estadounidenses, no contenían trapos embutidos de improviso en botellas, sino mechas cuidadosamente cosidas a mano. Algunos estudiantes pertenecientes a un organismo castro-comunista se habían quedado después de clase, desde una semana antes del motín, para fabricar las bombas incendiarias.
.
Un testigo presencial que estuvo al lado de un locutor de radio oyó con asombro que éste decía por un transmisor portátil: «Diez mil personas desafían las balas y se dirigen a la zona del Canal... Las tropas norteamericanas están ametrallando a los valerosos patriotas panameños... Sus tanques penetran ahora en nuestro territorio».
.
..Lo que describía este locutor no correspondía en absoluto a la realidad que tenía ante los ojos: un pequeño grupo de espectadores que veían arder las oficinas de la Braniff Airwards, atacadas con bombas incendiarias. (No se empleó ni un solo tanque ni una sola metralleta de los estadounidenses en los cuatro días de desórdenes).
.
Un panameño que llevaba una máquina fotográfica salió rápidamente del Palacio legislativo, sacó una pistola y le pegó un tiro a un individuo que estaba entre la multitud. Deposiciones juradas de testigos oculares han confirmado que el asesino tomó una fotografía de su víctima , subió a un coche que le esperaba y huyó. Más tarde, seis conocidos comunistas encabezaron un desfile fúnebre para honrar a los «mártires asesinados por las tropas imperialistas norteamericanas».
.
►Autoridades fidedignas identificaron por los menos a setenta comunistas de los cuales se calcula que cincuenta y cinco fueron adiestrados en Cuba entre los agitadores que dirigían el tumulto.
.
..Violencia por etapas.—Los comunistas han estudiado y enseñado la manipulación de multitudes durante más de cien años. El propio Lenin perfeccionó esas técnicas y las enseñó en una escuela clandestina en Longjumeau (Francia), en 1911. Decía con audaz jactancia: «Cuando dispongamos de cuerpos de trabajadores revolucionarios especialmente adiestrados, y que hayan cursado un largo período de entrenamiento, no habrá policía en el mundo que pueda con ellos». Hoy, gracias a una colección de datos obtenidos de todo el mundo, inclusive documentos recogidos e interrogatorios a que se han prestado varios desertores de las escuelas de adiestramiento comunistas, es posible revelar ampliamente las diversas etapas por que pasan gradualmente las explosiones de violencia manipuladas por el comunismo. Helas aquí:
.
1.ª etapa. Infiltración de agentes en organismos estratégicos y en medios de comunicación destinados a las masas. Para movilizar a las muchedumbres, el partido tiene que colocar primero a sus agentes en los periódicos, estaciones radiofónicas, sindicatos obreros, asociaciones cívicas, facultades universitarias, asociaciones estudiantiles, y hasta en los cuerpos militares y de la policía. En Venezuela, por ejemplo, los comunistas dominan la principal escuela de periodismo, que es la de la universidad Central de Caracas.
.
..Los rojos no necesitan siempre el completo control de un organismo, según descubrieron los democráticos sindicatos de obreros de Inglaterra en marzo de 1963. Cuando en esa ocasión sus pacíficas manifestaciones para protestar contra el desempleo llegaron hasta Londres, los comunistas se infiltraron en sus filas e invadieron la entrada al Parlamento, donde están tradicionalmente prohibidas las manifestaciones. Intervino la policía montada y hubo una refriega de una hora. Siguiendo las instrucciones que publicó el periódico comunista Daily Worker sobre «Cómo desmontar a un policía por medios rápidos y seguros», los amotinados aplicaban cigarrillos encendidos al costado de los caballos. Los periódicos londinenses dijeron que aquel fue uno de los peores motines ocurridos en muchos años.
.
2.ª etapa. Ablandamiento de las masas con símbolos y lemas. En la etapa inicial de una campaña de propaganda, los rojos profesionales jamás echan mano de una causa abiertamente comunista para ganar adeptos; por el contrario, explotan aspiraciones universales de «paz», «pan», «derechos civiles», «libertad», etcétera, y presentan estas aspiraciones en la jerga incendiaria de la «lucha de clases». A todos los descontentos les señalan como cabeza de turco al «imperialismo yanqui», a los «explotadores capitalistas», o a «la élite blanca que ejerce el poder». Bombardeando sistemáticamente a los ciudadanos corrientes con tales lemas, es posible excitarles lo suficiente para que se lancen a las calles cuando los comunistas inciten al motín.
.
..Tan eficaz es la técnica de las consignas que, valiéndose de ella, los comunistas organizaron tumultos con motivo del alza de la tarifa de tranvías en Calcuta y las de energía eléctrica en Buenos Aires; contra las fuerzas armadas estadounidenses en el Japón y contra la audiencia del congreso celebrada en San Francisco de California.
.
3.ª etapa. Formación del núcleo sedicioso. Valiéndose de los métodos normalmente empleados para enardecer al público —avisos en la prensa, hojas volantes, anuncios por radio y oferta de transporte gratuito—, los jefes de célula atraen a los curiosos, a los descontentos, a los aburridos y perezosos, que siempre están dispuestos a congregarse para ver un circo, un incendio o una tremolina. También se pueden contratar manifestantes. En el Brasil un extranjero se mezcló con una multitud que protestaba contra la muerte de Patrice Lumumba, el líder comunista del Congo.
..¿Quién es ese Lumumba? preguntó a las personas que estaban cerca.
..Nadie supo contestarle.
..¿Dónde está el Congo? volvió a preguntar, y tampoco le pudieron dar razón.
..Entonces, ¿por qué toman parte en esta manifestación?
..Porque me pagaron diez cruzeiros contestó un interrogado.
.
..En el Japón, durante las semanas de manifestaciones contra Eisenhower en 1960, los agitadores comunistas contrataban con tanta regularidad a todos los desocupados que acudían a las agencias de empleo, que la policía podía informar a los reporteros de los diarios que la ausencia de colas en las agencias por la mañana, significaba manifestación segura por la tarde. Las autoridades japonesas calculan que las cinco semanas de disturbios anti-estadounidenses les costaron a los comunistas 1.400.000 dólares.
.
4.ª etapa. Agitación de la muchedumbre. Para explotar a las masas los comunistas se valen de diversos sistemas, según lo que más convenga a la situación. Pueden mantener la masa compacta, como un rebaño, o aumentar la tensión como en una caldera hasta que estalle; pero los métodos fundamentales son siempre los mismos. Con base principalmente en documentos recogidos al partido comunista en Irak, se explica a continuación la manera como una «célula secreta» roja maneja una manifestación organizada:
.
Mando mayor: El jefe del motín y su estado mayor se sitúan en puntos muy alejados del centro de la actividad, desde los cuales puedan observar todo el campo de batalla.
Mando interior: Cuadros comunistas mezclados con la multitud dirigen las manisfestación bajo las órdenes del mando exterior. El jefe interior, que va siempre custodiado estrechamente, suele colocarse cerca de una bandera, muy visible, de modo que los exploradores y los recaderos puedan encontrarle en cualquier momento. (En las manifestaciones anti-norteamericanas de Caracas en 1958, el vicepresidente Nixon pudo reconocer fácilmente a los dirigentes del motín, porque iban montados sobre los hombros de otros de otros co-partidarios para poder ver mejor y dar instrucciones).
Mensajeros: Llevan órdenes y noticias entre el mando interior y el exterior, e informan sobre los movimientos de la policía.
Guardias de choque: Armados con tubos y palos, estos hombres se mantienen en reserva. Si la policía reprime a los comunistas, aquéllos se lanzan a la pelea en un golpe por sorpresa que permite huir a sus copartidarios.
Cuerpos de gritones: A los agitadores de voz fuerte se les ensaya cuidadosamente en los lemas o consignas que deben gritar y el orden en que los deben proferir.
Provocadores de la policía: Mujeres especialmente adiestradas gritan histéricamente, se desmayan a los pies de la policía o les arañan la cara. A otros elementos se les enseña la manera de arrojar canicas a los cascos de las caballerías y atacar a los animales con hojas de afeitar atadas en el extremo de un palo, o pinchar a los animales con alfileres, con lo cual las caballerías se desbocan entre la multitud y proporcionan a los fotógrafos “pruebas” de la “brutalidad de la policía”.
.
5.ª etapa. Fabricación de “mártires”. A todos los agitadores se les enseña a forjar un supuesto mártir, llevar su cadáver por las calles, hacerle grandes funerales y conmemorar su muerte tan a menudo como sea posible, con el objeto de mantener vivo el fanático ambiente de “lucha”. Agentes del Servicio secreto de los Estados Unidos vieron en Caracas que los comunistas empujaban a personas al paso del automóvil oficial del vicepresidente Nixon, con la esperanza de crear un mártir cuya muerte pudieran achacar a la “crueldad de los imperialistas yanquis”.
.
..La agitación brota dondequiera.Estas cínicas técnicas han demostrado su eficacia en todas partes. Aunque en la investigación llevada a cabo por la Oficina federal de investigaciones (FBI) después de los violentos tumultos ocurridos en el decenio de 1960 en el barrio, preponderantemente negro, de Harlem, en Nueva York, y en el sector negro de otras cinco ciudades de los Estados Unidos, no se hallaron pruebas de que hubiesen sido el resultado de una organización o planeamiento sistemático nacional —aparte de los actos de organismos de poca importancia—, el informe de J. Edgar Hoover sí puso al descubierto la participación de muchos individuos y grupos comunistas aislados. Y, dijo Hoover, por lo menos en dos ciudades de Nueva Jersey «dos individuos con antecedentes de afiliación comunista fueron instigadores de los disturbios».
.
..En Harlem los comunistas contribuyeron a crear un ambiente que tenía inevitablemente que estallar. Desde mucho antes de los motines habían emprendido una campaña preparatoria con repetidas acusaciones de “brutalidad policíaca”. Las publicaciones rojas de Harlem fomentaban la formación de cuerpos armados para combatir a los «borrachos y fanáticos rufianes del uniforme». En febrero de 1964 la policía halló folletos impresos en Cuba por un negro comunista estadounidense, Robert Williams. Acababa de regresar después de entrevistarse con Mao Tse-tung en la China roja y desde La Habana distribuía instrucciones sobre la manera de adaptar las tácticas de guerrilla de Mao a las calles de las ciudades estadounidenses.
.
..Los organizadores comunistas habían formado comités y capitanías de manzana para reunir revoltosos, de la misma manera en que los partidos políticos movilizan electores. Trataron de reclutar adolescentes sin trabajo, jefes de pandillas y delincuentes juveniles. Los líderes comunistas presionaron secretamente a los capitanes de manzana para que estuviesen listos para atacar a la policía apenas ocurriera el primer incidente incendiario.
.
..Seis semanas antes de la asonada, la policía empezó a encontrar en las azoteas de Harlem rimeros de botellas y ladrillos. Ya para julio del mismo año el “Consejo de defensa de Harlem” decía que contaba con treinta comités de manzana, y su presidente, William Epton, declaró: «Esta es una organización comunista. Yo soy comunista. Trabajaremos con cualquier grupo de Harlem con el que estemos de acuerdo: nacionalistas negros, musulmanes o con cualquiera».
.
..[Musulmanes: grupo de agitadores negros de los Estados Unidos que se dan así mismo este nombre. (N. de la R.)].
.
..Tal fue el ambiente que existió en esa época, concretamente el 16 de julio de 1964, cuando un policía dio muerte de un balazo a un muchacho negro de 15 años de edad que blandía un cuchillo. El organismo comunista se movilizó inmediatamente. Cuarenta y ocho horas después del incidente, una tensa y calurosa tarde de sábado, Epton convocó a una reunión callejera y, según se comprobó posteriormente, díjole a la turba: «Vamos a hacer una manifestación, y no decimos que va a ser pacífica porque la policía ha declarado la guerra a la gente de Harlem. Cada vez que los policías maten a uno de los nuestros, nosotros mataremos a uno de ellos».
.
..Sin embargo, la violencia no estalló realmente sino hasta que, esa misma noche, algunos líderes irresponsables de la Comisión pro igualdad racial (CORE) y varios agitadores profesionales celebraron otra reunión callejera. La multitud se arremolinó a las puertas de una estación de policía y fue creciendo por centenares. Antes de una hora volaban por el aire piedras, botellas y basuras. En este punto ya no se necesitaba la ayuda de los comunistas.
.
..No tiene objeto discutir ahora si los motines de Harlem habrían podido ocurrir sin la presencia de los comunistas. Atribuir estos motines, o cualesquiera otros, a la instigación comunista únicamente, sería tan equivocado como descartar totalmente la influencia roja. La lección de Harlem es que los destructores rojos pueden aprovecharse de cualquier controversia, y toda persona capaz de reflexión debe estar al tanto de los métodos y objetivos de aquéllos. La creciente marea mundial de estallidos de violencia organizados por los rojos nos ofrece también otra lección, una de las más viejas de la historia: el precio que se debe pagar por la libertad es la vigilancia constante.
«Selecciones» del Reader's Digest, tomo XLIX, No. 292.
.

No hay comentarios: